El Estado es necesario

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de que el Estado es un arma manipuladora que utiliza a los grandes empresarios, los políticos y, en definitiva, a gente de poder, para reprimirnos y alienarnos como si de una fábrica de personas se tratase?

“Hay muchas personas y corrientes de pensamiento que consideran al Estado como una entidad innecesaria, antinatural o incluso maligna. Los marxistas, por ejemplo, creen que el Estado es un instrumento de opresión de las clases dominantes, el cual, de acuerdo a ese relato mágico de cuento de hadas que hace Marx, “se disolverá” luego de un breve período de “dictadura del proletariado” (léase: “dictadura del Partido”) para dar luz a la sociedad comunista. Varios de sus sobrinos progresistas sostienen que el Estado es una entidad represiva y coartadora de derechos, cuya existencia es un mal necesario y sólo tolerable mediante la reducción de sus poderes. Las tradiciones del liberalismo ven al Estado como un ente cuya sola misión es la protección de los derechos y libertades de los habitantes mediante la restricción del goce de los mismos. Finalmente, los anarquistas lo consideran un mal completamente injustificable y una estructura nefasta e innecesaria, ya que las personas son naturalmente buenas y perfectamente capaces de organizarse espontáneamente para castigar violaciones a las normas de convivencia.” –La bestia política: ¿Es necesario el Estado?

Mal, mal, mal. Cualquiera con una idea básica de Ciencias Sociales sobre los principios de la Teoría de la Acción Racional sabe que el hombre nunca fue altruista por propia voluntad y que siempre vamos a mirar más por nuestro propio beneficio que por el del vecino al que apenas conocemos, ya saben, racionalidad e individualismo metodológico.

Sé de un ejemplo genial y muy fácil de entender: hace 2 o 3 años se oía decir, a veces, que debíamos comprar bolsas reciclables para hacer la compra porque eran mejores para el medio ambiente, sin embargo, prácticamente nadie las utilizaba, no porque no les diera igual el medio ambiente, ni mucho menos, sino porque les salía mucho más rentable utilizar las bolsas de plástico que daban gratis. ¿Qué pasó cuando estas empresas decidieron ponerle un coste a las bolsas de plástico que todo el mundo utilizaba? Exacto, a partir de ahí se podía comprobar sin esfuerzo alguno cómo la gran mayoría ahora sí utilizaba las bolsas reciclables.

Lo cierto es que a casi ninguno de ellos le importaba lo suficiente el medio ambiente y la contaminación por el derroche de los plásticos como para gastarse 1€ en una bolsa reciclable, pero sí les importaba su economía cuando vieron que con 1 céntimo, otro céntimo y otro céntimo, al final, les salían caras las bolsas de plástico y entonces decidieron que lo mejor para sus bolsillos sería comprar una bolsa reutilizable o un carrito de tela de éstos que suelen llevar las señoras mayores al mercado.

Y eso no es para nada reprochable, de ninguna de las maneras, es lógico que todas estas personas actuasen así en ese momento.

Volviendo al tema que nos ocupa. ¿Por que sí debemos tener un Estado, por qué es un bien y no un mal -necesario o no- como muchos predican? Bien, Olson ya distinguió en su último libro “Poder y prosperidad” entre los problemas que podrían surgir si hubiera o no Estado. Formularé otra pregunta, ¿por qué se le tenía tanto miedo a los Unos? Estos no tenían un sitio concreto al que atacar, un día aquí y otro día allá, por eso mismo no les importaba la magnitud de los daños, puesto que no sabían cuándo volverían para llevarse algo más, arrasarían con todo y, sin ningún tipo de remordimiento, matarían a quien se cruzara con ellos.

Imaginemos que éstos se hubiesen instalado en un sitio concreto y hubieran dicho: “Este es nuestro territorio, aquí estarán los que trabajen para nosotros y nadie entrará si no está dispuesto a producir beneficios”. Otro gallo hubiera cantado, claramente.
Veamos por qué con otro simple ejemplo: pongamos que yo soy la típica abusona de clase -los Unos o el Estado- y le tengo echado el ojo a 10 críos -las víctimas de los Unos, el pueblo- que sé que me darán su bocadillo a cambio de que no les pegue pero, sin embargo, yo tendré que protegerles para que estos puedan seguir dándome su bocadillo todos los días y no se lo den a otro. De esta manera se establece una relación que les conviene a todas las partes.

Hablando en nuestro contexto: el Estado ofrece una ciertas ventajas -nos proporciona cierta seguridad con un ejército que nos defendería en caso de que fuera necesario, nos asegura una sanidad, educación, nos permite adquirir una vivienda y comprar todas las cosas que podamos y necesitemos- a cambio de que le demos una parte de lo que ganamos para que éste pueda seguir ejerciendo el poder sobre nosotros.

Aunque si todavía no están de acuerdo, díganme por qué, hoy día, no hay ningún país próspero, o con vistas de prosperar de aquí a unos años que mantenga la anarquía como sistema de funcionamiento. Si no lo hay es porque es necesario para el correcto funcionamiento de cualquier nación. ¿Por qué no funcionaron las comunas de los hippies en libres asociación comunitaria, sin ningún tipo de normas que regularan la convivencia? ¿Por qué tuvieron que imponer las mismas normas que querían evitar? Todo apunta a que necesitamos un gobierno bien formado, que nos quite lo justo, pero que lo invierta bien -ya lo dijo Bastiat en “Lo que se ve y lo que no se ve”, los impuestos mal utilizados son perdidas para todo el que haya contribuido- en definitiva, un Estado transparente.

Esto lo asentó Weber, el creador de la definición moderna de Estado: “El Estado es una organización capaz de ejercer el monopolio de la violencia legítima en un territorio”. El Estado que mejor sepa hacerlo más estable y seguro será, económica y socialmente.

Teniendo en cuenta que el hombre es un lobo para el hombre, el Estado, queridos lectores, es lo mejor que nos podría haber pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s